Quiénes Somos

    Las historias se escriben todos los días en cada una de las personas, y por ello aparecen sin que nos demos cuenta.
    Con un amigo común, músico El, comenzamos a realizar bailes mensuales, allá por el año 1973 en el viejo salón de la Sociedad Italiana, nacido en el año 1918.
    Con Mario Hugo de los Santos, el amigo músico y Mauricio Fernando Zabalza, decidimos en el verano de 1974 realizar un concurso de cantores de tango y folklore regional; y por ello salimos una mañana, rumbo a Castelli, luego arribamos a Lezama, a medida que íbamos consiguiendo nuestro propósito, seguiamos nuestro camino, asi llegamos a Chascomús, donde recibimos la primera sorpresa, encontramos una radio de verdad, pero de circuito cerrado y ademas la amabilidad de Alberto uno de los tres socios, que nos fue enseñando el manejo impuesto a la misma.
    Nos fuimos maravillados y fue nuestro tema de conversación desde que salimos rumbo a la ciudad de Coronel Brandsen .
    Allí nos atendió Carlitos, dueño de otra emisora similar y comenzaron a llover las preguntas, ya que nosotros, sabíamos que en nuestra ciudad había, pero nunca despertó nuestra curiosidad.
    Luego recalamos en San Miguel del Monte y allí se nos hicieron las dos de la madrugada, ya que era una radio de tres socios, estaba en un galería y también nos mostraron todo lo que hacían, la programación musical, el periodismo radial, la consola, el estudio mayor, la secretaria- recepción,
    En fin, quedamos entusiasmados y ya en el viaje de vuelta, tomamos la decisión de instalarla en Belgrano, pero como ya había una, pensamos intentar comprarla ya que la dueña, Regina Lobig de Bequer, ya no la estaba atendiendo, porque tenía otros quehaceres que no se lo permitían.
    Y así fue fueron, muchas reuniones hasta que al fin decidió venderla y allí comenzó otra historia.
    Decidimos ponerle el nombre de L.R.B. La Radio Belgrano, emulando a la de Monte que se llamaba L.R.M.. La Radio Monte.
    El lugar sería en la galería San Martin locales 8 y 9 , donde ya estaba la anterior L.V.G.B. ( La Voz de General Belgrano)
    Del armado se encargó Mario, que llamo a Pedro Lopé, un carpìntero amigo y músico de The swing, el conjunto de ambos.
    Yo me dedique a la parte comercial, programación, publicidad y la compra de cables y aparatos para colocar en cada domicilio, como así también rescatar los cables que estaban buenos de los techos, que habían sido colocados anteriormente.
    Fueron tres meses de trabajos y espera, mientras seguíamos organizando todos los jueves en el Teatro Español el concurso de cantores que terminó un día antes de la inauguración de la radio, aquel 15 de setiembre de 1974.
    Mucha gente, muchos nervios, demasiada emoción y un nuevo camino a emprender con toda nuestra responsabilidad, que había que ponerla a prueba.
    Como locutores comenzaron Ladi Hebe Puchulu , Diana Rosa Genín, Justo Álvaro Arrúa (Cachito), Víctor Hugo Noia (amigo de fierro), en la cobranza “Pipa” Noia y en publicidad María Cristina Semerena ,en la calle, en el armado de líneas Enrique Leonardo Raineri, Ismael Norberto Barragán, “Pirulo” Spandonari y Fernando Yauri, luego se incorporaron Horacio Carlos Pérez Miguel, Alberto Villani, Carlitos Rubianco y muchos más.
    En marzo de 1976 decidimos separarnos en la sociedad con Mario, ya que él estaba embarcado en varios negocios de confiterías y no la podía atender.
    Y fue el 30 de marzo, que decidí trasladarme a mi domicilio y así fue, que empezó otra etapa, hasta que en 1985 conseguimos adquirir un equipo de F.M.. y lo usamos primero en partidos de fútbol o elecciones para comunicarnos mejor y luego sí, allá por 1987, ya en Belgrano se habia puesto otra emisora y el circuito cerrado, comenzaba a desaparecer y decidimos con mi hijo Mauricio lanzarla al aire definitivamente.
    El nombre se cambió por FM Rio, la frecuencia elegida fue 104.3, y de quien fue la idea del nombre, la verdad, no lo sé, solo recuerdo que yo no fui.
    Y hasta el día de hoy, han desfilado una enorme cantidad de habitantes de todas las edades, haciendo sus inquietudes y experiencias radiales.
    Nosotros la alegría de poder escucharnos en una radio común en la casa o en un auto, pero después con las mismas ganas y entusiasmo, que ya veníamos poniéndole todos los días desde nuestro comienzo…
    Historias habrá infinidad, pero en este comienzo, era solo una presentación, aunque tal vez me extendí demasiado, pero resulta que tenía ganas de hacerlo, aunque estoy seguro me habré olvidado de nombrar a alguno de aquellos pioneros que tanto ayudaron a cristalizar nuestros sueños de radiodifusores.
    Mauro Zabalza
    Director
shadow